Go to Top

Ahora somos 3!

Si te interesó lo que acabas de leer, te invitamos a compartir y seguirnos

 

Psic. Clin. Dra. Martha Leiva
Directora Family’s House.

La base de una familia son sus vínculos, la calidad de afectos que se brinde la pareja y que ambos prodiguen a sus hijos.
Si una pareja se une por amor es porque hay una proyección de lo que significa fusionar sentimientos y sembrar semillas de esos sentimientos con los hijos.

La condición de 3 no se da sólo con el nacimiento del bebé…

Parejas y rutas diferentes

La pareja que tiene un concepto de hogar y quiere consolidarlo, entonces tendrá que conjugar creencias, ideas, posiciones, actitudes sentimiento, y emociones, para poder representar la formación y afecto de lo que implican los hijos. Si la familia tiene ese concepto, buscará formar seres humanos de calidad.
Si una pareja se une y dice “los hijos vendrán después, lo decidiremos cuando aparezcan”, se une para mezclar emociones y sentimientos; no para armar un hogar . El hijo será la continuidad de esa idea y de asumir conductas casuales, esta unión dará personas con inteligencias cognitivas pero no emocionales que son las que surgen de una familia organizada y sistematizada

Construyendo familia

La condición de tres no se da con el nacimiento de un niño, todo tiene que estar sintonizado, por eso se habla de una comunicación “Padres- bebé, bebé – Padres” la familia es un concepto de mucho contacto de sensación de maternidad y paternidad donde los roles se fusionan.
El concepto de familia se arma desde el embarazo, con el concepto de que hay un bebé interior, lo cual requiere de preparación psicológica. Cuando llega el embarazo, el cerebro codifica elementos extraños a la relación. En ese momento se inicia la etapa de germinación.

Los padres también tienen temores

El varón se asusta, tiembla y se preocupa por su paternidad, por eso necesita prepararse. Hay varones que bloquean la maternidad porque hay una agresión inconsciente hacia la mujer. El padre sintomático, tiene náuseas, malestares, y hasta se le hincha el vientre. Así muestra su tensión, angustias y temores. Él se enamoró, buscó aparearse, pero ver a su mujer sexual como madre le provoca un cortocircuito y empieza a competir con el bebé.
El padre “paternal” brinda seguridad y sostenimiento sin ser sobreprotector, calcula lo que debe y no debe dar en momentos oportunos. El varón real está atento al embarazo, mantiene su formalidad, busca sintonizar con su bebé brinda tranquilidad y equilibrio.

Estamos juntos ¿cuánto esperar para tener hijos?

La etapa más difícil es la convivencia. Ahí se miden costumbres y hábitos. Si están en edades reproductivas, es mejor esperar al menos uno o dos años por que por debajo está el reparto de territorios. Los cerebros psicológicos (yo interiores) “visualizan a su pareja elegida y empiezan a medirse. Si son mayores y no pueden esperar mucho porque hay riesgos, en este caso, cuando se unen etapas, es necesario asesorarse y prepararse.

Y si el embarazo los sorprende?

Si los sorprende al principio de la convivencia, recurran a la estimulación afectivo- emocional que trabaja directamente con vínculos y afectos provocando una unidad de reencuentro y soporte, se busca que el código cerebral se organice; que la madre viva esa maternidad afectiva profunda y que él saque esa paternidad afectiva que tanto buscamos vinculando a la pareja. Si ambos no están en sintonía y preparados psíquicamente, habrá dificultades, tensiones y entrarán en crisis, por que el bebé al nacer quieran o no gobernará sus vidas con su llantos, imponiendo horarios, enfermedades, miedo y sus necesidades de apego.

Madres “maternales” sintonizadas

La madre maternal sintoniza con las emociones, sentimientos, gustos y preferencias de sus hijos sin descuidar la parte formativa. Si una mujer embarazada tiene el concepto de una madre buena por la vida con su propia mamá, sintonizará con el embarazo y proyectará su maternidad. Los bebés nacidos de madres sintonizadas tienen la organización neuronal mucho mas organizada, potencializando los genes que dan habilidades.
La mujer con embarazo asintomático, es muy dinámica y no está emocionalmente preparada. Tiene partos más difíciles y carece de facilidad para sus lactancias (no hablamos de mecánica instrumental sino de mecánica corporal) Las madres sintomáticas siempre tienen malestares, náuseas y sienten el embarazo como un peso. El cerebro está atento a los malestares físicos pero no a la preparación psicológica.

 

Si te interesó lo que acabas de leer, te invitamos a compartir y seguirnos