Go to Top

Fórmalos con amor

Si te interesó lo que acabas de leer, te invitamos a compartir y seguirnos

Psic. Clin. Dra. Martha Leiva
Directora Family’s House.

Usa caricias, abrazos y mensajes positivos

La solución del caos: una personalidad saludable.
En el hogar se forman sentimientos, se componen emociones, se construyen pensamientos y se ordenan conductas. Para la doctora Martha Leiva, psicóloga y psicoterapeuta, esta es la época de los padres ausentes y señala que esa ausencia ha originado una crisis de personalidades con espacios vacíos que genera muchas carencias afectivas. Para la especialista, la alternativa es construir personalidades saludables. ¿Cómo hacerlo? Aquí algunas sugerencias que no demandan tiempo, pero sí mucho compromiso:

Paso 1. Lactancia emocional
Mientras tu bebé está en la pancita recibe información emocional, nutrientes y todo lo necesario para desarrollarse, pero en el nacimiento somos nosotros -los padres- quienes hacemos un primer gran sello de conexión. “Los bebés necesitan ‘alimentarse’ diariamente de caricias y afecto, eso les da paz y tranquilidad. Este tipo de ‘lactancia emocional’ les ayuda a preparar su personalidad” explica Leiva.

Paso 2. Descanso sereno
Si después del cuarto mes tu bebé aún no duerme bien, es importante averiguar que sucede. Si en las noches se despierta intranquilo puede que no sea por hambre o por un cólico de gases, tal vez sea por falta de vinculación. ¿Que hacer? No lo dejes llorar hasta que se canse pues podría causar una ruptura emocional en el vínculo afectivo. Cógelo y ponlo en tu regazo para darle tranquilidad.

Paso 3. Miranda acariciadora
Si gritas, no corriges, lo que hacces es detener la conducta por medio, por eso tu hijo repite la falta. Una mirada puede fijar la conducta creando una sensación de seguridad y afecto. Con ella puedes decirle “mi amor lo estas haciendo bien, me siento feliz”. Y si debes detener una conducta inadecuada, míralo de manera tranquila, firme (no amenazante) y dije: “no, eso no esta bien. Ni a tu papá ni ami nos agrada”. Hay que poner límites y explicarle porqué lo hacemos.

Paso 4. ¿Le dices “te quiero”?
El cerebro necesita estímulos afectivos constantes, sino se anula porque es como un circuito eléctrico. Tienes muchas maneras de demostrar afecto: puedes hacerlo con la voz, a través de la mirada, con un abrazo, una sonrisa, con caricias y también con mensajes positivos.

Paso 5. Dosis de afecto
Sacar a pasear a tus hijos no es suficiente para que sean felices. “la felicidad interior aparece cuando hay contacto”, señala la especialista. Si abrazas a tu hijo, sonreirá y se sentirá feliz. Esa es la dosis afectiva.

Paso 6. Tele-cariño
Si papá o mamá (o ambos) tienen que ausentarse por motivos laborales, entonces deben sacarle partido la tecnología. Por ejemplo, puedes grabar CDs de audio o video con un mensaje para determinada acción que el niño debe realizar en el día. Puedes dejar un video grabado para la hora de comer, ahí le dirás por qué es importante que termine toda su comida o si prefieres haz llamadas telefónicas o usa otros medios de comunicación de voz e imagen.

Si te interesó lo que acabas de leer, te invitamos a compartir y seguirnos