Go to Top

‘Ubersexual’: la imagen del hombre moderno

La masculinidad en tiempos modernos se aleja de los cánones tradicionales de ‘virilidad’. El hombre del siglo XXI no solo cuida su aspecto. También se preocupa por expresar sus sentimientos e involucrarse en las tareas del hogar.

Psicóloga Clínica Dra. Martha Leiva – “Con el tiempo, el hombre ha ido buscan- do terrenos que antes eran exclusi- vamente femeninos, y lo mismo ha pasado con las mujeres”.

Psicóloga Clínica Dra. Martha Leiva - “Con el tiempo, el hombre ha ido buscando terrenos que antes eran exclusivamente femeninos, y lo mismo ha pasado con las mujeres”.

¿Los preferimos más delicados y elegantes como David Beckham, o más rudos y de rasgos menos ‘perfectos’, como Hugh Jackman o Javier Bardem? El concepto de masculinidad ha ido evolucionando con el paso del tiempo, y seguirá cambiando a pasos acelerados.

Pero algo queda claro, según la Psicóloga Clínica Dra. Martha Leiva, directora del Centro Family’s House: el típico ‘macho’ aguerrido y dominante, que asumía un papel autoritario en todas las esferas de su vida, ha quedado en el pasado.

Conforme los hombres y las mujeres han ido ganando igualdad en el campo laboral y en el hogar, los patrones tradicionales de ‘virilidad’ y ‘femineidad’ se han ido fusionando. Hoy ya no resulta tan extraño que una mujer sea el motor económico del hogar, o que un hombre se quede en casa al cuidado de los hijos.

Concepto atractivo

De hecho, hace algunos años, se popularizó el término ‘metrosexual’ para describir a aquellos hombres que muestran sin problemas su lado femenino.
Ellos  pueden  pasar  largashoras en los salones de belleza o en el gimnasio, y adoptar sin complejos prácticas que antiguamente se asociaban únicamente a las mujeres, como depilarse las cejas o usar cremas para el rostro. David Beckham, por ejemplo, es considerado por muchos “la estrella metrosexual por excelencia”. Y su imagen extremadamente cuidada no le ha restado masculinidad.

En tiempos más recientes, sin embargo, ha aparecido otro modelo masculino: el ‘ubersexual’ o ‘megasexual’. Son hombres que no han renunciado a cuidarse (aunque esta no sea su principal preocupación), pero que más allá de  la  imagen,  engloban  un  ‘concepto atractivo’.
Pueden verse aparentemente rudos o tener rasgos menos “perfectos” no ocultan arrugas ni canas, pero son muy abiertos a expresar sus emociones, o  a escuchar y hablar de temas sensibles como el dolor y el miedo.

En este nuevo papel, el hombre no se siente menos masculino por rechazar la agresividad y la severidad, y apostar, por el contrario, por la tolerancia, la solidaridad y la ternura. Además, juegan un rol importante en el hogar, invirtiendo horas en la crianza de los hijos.
Para Leiva, este perfil encaja perfectamente con el hombre moderno del siglo XXI. PUBLIMETRO