Go to Top

¿Matrimonio o convivencia?

Si te interesó lo que acabas de leer, te invitamos a compartir y seguirnos

 

Psic. Clin. Dra. Martha Leiva
Directora Family’s House.

Llegó la hora de decidir……

¿Matrimonio o convivencia?

Hoy en día, muchos jóvenes consideran que antes de casarse por civil o por religioso, es necesario primero, pasar por un período de convivencia. Las razones son muchas, Pero, ¿cuál es el motivo principal que los incita a tomar esta decisión? ¿Es acaso que con los años se ha ido perdiendo la creencia al matrimonio?
Una reciente encuesta hecha por la Universidad Católica del Perú, en Lima y Callao no nos ha dejado otra opción que aceptarlo, los peruanos preferimos la convivencia antes que el matrimonio.
Según los datos publicados de las 438 personas consultadas. El 70% aceptó estar de acuerdo con la convivencia antes de casarse, aunque no han dejado de creer en el matrimonio. Eso sí, hay un 26% que ve la unión matrimonial como una mala idea.
Según la Terapeuta familiar Dra. Martha Leiva Meza, el relegar el matrimonio se asocia principalmente al temor al fracaso y el tener que enfrentar el penoso tramite de divorcio, olvidándose que el éxito no depende en gran parte del tipo de noviazgo que se haya vivido, ya que esta etapa debe ser la preparación para un compromiso mayor. “Una pareja que desea formalizar su relación contrayendo nupcias, lo primero que debe saber es cómo está la relación con la pareja, el tipo de carácter de ambos y cómo está la organización de sus familias” dice.
Esto último, explica la especialista, es muy importante: “Muchos no consideran a los integrantes de la familia como parte del matrimonio, la absurda idea de que uno se casa con la pareja pero no con la familia es por demás errada y debería desecharse”. Ello, según explica porque conocer a profundidad a los padres y a los hermanos de quien será tu compañero de por vida, nos llevará a saber el tipo de personalidad que tiene el ser al que amamos.
“La absurda idea de que uno se casa con la pareja pero no con la familia, es por demás errada”
Otro aspecto importante es que ambas familias tengan una buena relación. No olvidar que los padres tienen que ser imágenes para los novios y esas imágenes deben ir acompañadas de consejos.

Ya casados

Ya durante el matrimonio uno de los primeros conflictos que suelen surgir es el reparto de territorios, para evitar este tipo de roces es necesario que ambos comiencen a observar y detectar sus hábitos más íntimos, como por ejemplo la forma de dormir, higiene, orden, etc.
“Es necesario conocer a la pareja y asumir la propia personalidad y gustos de uno mismo, por ejemplo, hay que saber diferenciar el territorio de un desordenado con una ordenada, un friolento con una calurosa, una persona que le gusta dormir hasta tarde y al otro levantarse temprano. Si estos detalles son solucionados se estará avanzando con la etapa conyugal, pero si no…, ese matrimonio no pasará de los tres o cinco años sentencia.

La convivencia

La Dra. Martha Leiva nos comenta que la convivencia generalmente se da en el mundo europeo y se presenta con mucha facilidad porque ellos tienen otra disciplina de vida. En el caso de los peruanos, este sistema no funciona porque aún no hemos generado una personalidad afectiva madura; es por eso que en muchos casos, la convivencia suele fracasar porque una de las partes se aprovecha de los afectos que recibe tomándolo sin seriedad.
“Si no generamos bien la etapa de la personalidad afectiva madura, durante la convivencia vamos a enfrentar dificultades” aclara la Dra. Leiva agregando que la falta de este afecto maduro conllevará a crear excusas y desencantos.

Si te interesó lo que acabas de leer, te invitamos a compartir y seguirnos